La Ardilla Moruna en Fuerteventura: Una Historia de Adaptación y Conquista

Desde 1965 Fuerteventura ha sido el escenario de una peculiar historia protagonizada por la ardilla moruna (Atlantoxerus getulus), un pequeño roedor que, aunque originario del noroeste de África, ha encontrado un segundo hogar en nuestra isla canaria. La historia comienza con la introducción accidental de una pareja de estas ardillas por un vecino que las trajo de Sidi Ifni, Marruecos. En poco tiempo, estos ágiles exploradores se han expandido por toda la isla, adaptándose con facilidad a su nuevo entorno.

Un Vistazo a la Ardilla Moruna

Ardilla Majorera a la expectativa

Con un tamaño que ronda los 20 cm de cuerpo y 15 cm de cola, estas ardillas son fácilmente reconocibles por su pelaje adornado con líneas negras y blancas. Curiosamente, los machos son un poco más grandes que las hembras. Estos animales son verdaderos supervivientes, capaces de vivir en casi cualquier lugar de la isla, desde la costa hasta los 800 metros de altitud, siempre cerca de refugios naturales y campos cultivados.

Desde la Costa hasta la Cima

No hay rincón en Fuerteventura que escape a la curiosidad de la ardilla moruna. Prefieren las zonas donde pueden esconderse entre rocas y muros, pero no desprecian los cultivos cercanos. Su dieta omnívora les permite disfrutar de una variedad de alimentos, desde frutos y legumbres hasta pequeños invertebrados y huevos.

Prolíficos Pequeños Conquistadores

La reproducción de estas ardillas es un espectáculo de la naturaleza, con períodos que van de febrero a agosto y la posibilidad de múltiples camadas. En apenas 14 días, una nueva generación de ardillas está lista para explorar Fuerteventura, asegurando la continuación de su sorprendente expansión.

Ardilla Majorera en posición de alerta

Convivencia Cautelosa

Aunque su presencia añade un encanto único a la isla, las ardillas morunas traen consigo desafíos. Son portadoras de enfermedades que pueden afectar tanto a humanos como a la fauna local, un recordatorio de la importancia de mantener un equilibrio con nuestros entornos naturales.

Entre la Admiración y el Cuidado

La ardilla moruna es un testimonio de la capacidad de la naturaleza para sorprendernos, adaptándose y prosperando en entornos nuevos. Sin embargo, su historia en Fuerteventura también es un llamado a la responsabilidad en nuestra interacción con el mundo natural, recordándonos el impacto que pueden tener nuestras acciones en los ecosistemas que nos rodean.

  • En cada paseo por Fuerteventura, las ardillas morunas nos recuerdan la belleza de la adaptación y la importancia de vivir en armonía con la naturaleza. A medida que corren y juegan entre las dunas y los barrancos, estas pequeñas criaturas siguen escribiendo su historia en la isla…

Preguntas Frecuentes

¿Cuál es la Ardilla Moruna?

La Ardilla Moruna (Atlantoxerus getulus) es un roedor originario de África, introducido en Fuerteventura en 1965, que se ha adaptado a todos los hábitats de la isla.

¿Dónde ver la Ardilla Moruna?

Puedes ver la Ardilla Moruna en toda Fuerteventura, especialmente cerca de cultivos, barrancos, y zonas de malpaís. También en los pueblos de interior y avenidas en los principales paseos marítimos como en Puerto del Rosario, Caleta de Fuste o Corralejo.

¿Cómo llegaron las Ardillas a Fuerteventura?

Llegaron en 1965 como mascotas de un vecino de Gran Tarajal, desde Sidi Ifni, Marruecos. Tras escaparse, se reprodujeron y colonizaron la isla.